Un ministro de Irlanda sale del armario